lunes, 22 de diciembre de 2008

LA LOTERÍA. Otros clásicos de Navidad

En estos tiempos de Navidad, Lotería y ansias por ganar y gastar dinero, recordemos una canción de mis admirados Petersellers para sentar un poco la cabeza, bajar los pies a la Tierra, y disfrutar de lo que tenemos y no de lo que querríamos tener.

Préstame atención, abre bien la oreja
No quiero un chalet en La Moraleja
No quiero un Ferrari ni un Maserati
Prefiero una bici, que el consumo es gratis

No quiero que me toque, que me toque el Gordo
No quiero que me toque, que me toque el Gordo

No quiero caviar en el desayuno
Prefiero comer callos y pinchos morunos
No quiero ir al Casino de Montecarlo
Prefiero ir al Bingo, que es más barato

No quiero que me toque, que me toque el Gordo
No quiero que me toque, que me toque el Gordo

No quiero diamantes ni rubíes
Prefiero estar en bolas en las islas Cíes
No tengo linaje ni abolengo
¡Más cara que espalda es lo que tengo!

No quiero que me toque, que me toque el Gordo
No quiero que me toque, que me toque el Gordo

Dólares, libras, euros, libras esterlinas, escudos
yenes, pesetas, duros, euros, euros, no
euros, euros, no, no

No quiero que me toque la Lotería
No quiero que el dinero arruine mi vida
Los juegos de azar siempre tienen tongo
¡Yo meriendo niños de San Ildefonso!

No quiero que me toque, que me toque el Gordo
No quiero que me toque, que me toque el Gordo

Y recordad, para que os toque todo lo que habéis apostado, sólo hay una estrategia segura: no apostar nada.

1 comentario:

Adri dijo...

¿Están ricos los niños de San Ildefonso? Si te sobra algún trozo, tengo salsa para untar.