jueves, 11 de diciembre de 2008

TERCIOPELO AZUL. Un viaje alucinante al fondo de la mente

Seré breve.

Hay películas que hay que verlas una vez para disfrutarlas, y hay otras que hace falta dos. Luego hay otras que hace falta verlas varias veces en distintas épocas de tu vida. Otras que hay que ver con distinta gente. Y otras que hay que verlas repetidamente con unos intervalos de tiempo determinados. Luego está Terciopelo azul.


Todas las veces que la veas serán pocas. Siempre será distinta y siempre será la misma. Descubrirás algo nuevo constantemente y disfrutarás lo que descubriste anteriormente. No tiene segundas lecturas, porque posiblemente no tenga primeras. Son lecturas que se superponen unas con otras. Es un viaje alucinante al fondo de la mente. Es un sueño rodado en cine. Es una pesadilla convertida en sueño. No se termina de ver nunca porque es una película infinita. Cuando se acaba en la pantalla, continúa en tu mente. Porque la película no se ha proyectado más que en tu imaginación. Y es lo que la convierte en una experiencia única.




Hablar de Twin Peaks significaría haberme ahorrado aquel inicio de "Seré breve", así que lo dejaré para más adelante, posiblemente para tratarlo por entregas.

5 comentarios:

Diego Giménez dijo...

¿Soy el único que no ha sentido NADA de lo que habéis explicado antes y después de la película?

crunxi dijo...

Yo creo que el tío está buenorro y que la pava rubia es cacho de fea.

Y la peli no está mal, espero Twin Peaks.

Adri dijo...

Lo bueno, si breve; dos veces bueno...

Creo recordar que era así a pesar del debate que tuve el otro día con Nacho



PD: Gracias por el comentario, tienes tooooooooooooo (creo.que.me.faltan.o's)da la razón.

Explicit dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Anónimo dijo...

yaya, por eso he puesto "la primera conocida".

no encuentro folleme tim por ningun lado :(

Diego