domingo, 30 de septiembre de 2007

SHOOT 'EM UP. La fantasmada de Clive Owen


Fantasmada. No hay mejor forma de describir esta película. Pero ojo, no encubre sus excesos ni sus exageraciones bajo una patética capa de ingenua realidad para cerebros a medio formar. Nada de eso, desde la primera escena, y hasta el microsegundo anterior a los títulos de crédito, Clive Owen (en un papel que nada tiene que envidiar al chulo de Dwight) deja bien claro que su personaje podrá sorprenderte en cualquier momento haciendo cualquier cosa en cualquier sitio, conseguirá lo que se proponga y no tendrá remilgos con su pistola en la mano.

La película gira en torno a un bebé que Owen rescata de las manos de su madre en la primera escena. Un grupo de hombres armados y liderados por un impactante Paul Giamatti quieren matarle sin aparente explicación. Clive Owen, acompañado de una maravillosa Mónica Bellucci, asumirá la obligación de salvar al infante, así como de hacer desaparecer a Giamatti y a sus hombres de la faz de la Tierra.

Para llevar a cabo esa misión, se abastece de un arsenal de situaciones surrealistas que harán las delicias de todos aquellos que estén cansados de ver al mismo héroe de turno con su moto y sus 9 mm. Esta vez, el héroe está armado con zanahorias, es capaz de cargarse a nueve tíos mientras se tira a la Bellucci, coge armas del suelo desde su coche en marcha, domina la caída libre, y le da un giro descomunal al tiroteo teledirigido.

Que yo sepa, el público español no va a gozar de esta sobredosis de adrenalina hasta el 26 de octubre, pero siempre se le puede pedir ayuda a otros métodos menos ortodoxos. Mientras, podéis ir abriendo apetito con este avance.


Posdata: sí, la foto es del cartel francés, pero oye, lo que se tenía que ver se ve.

4 comentarios:

Luis dijo...

Pues sí, lo que se dice americanada total. A los yanquees les suele gustar estas cosas, qué se le va a hacer. Con lo que me gustó este tío en Closer...En fin.

Reverendo Gore dijo...

Esto me huele a copia basada en el Lobo Solitario, ya sabes...samurai,bebé a sus espaldas, la dificultad de luchar y proteger al pequeñuelo al mismo tiempo.
Clive Owen tiene cada día más cara de pajillero.

Diego dijo...

Oj... estupefacientes

mcfarlan dijo...

Lo que pasa es que os cerrais a una pelicula que podria despertar buestros sentidos mas primarios, y dejaros una grata sensacion despues de disfrutar de escnas de tiros sin sentido.Si! eso es tiros sin sentido pero incluso eso se necesita de vez en cuando.Han sabido reirse de si mismos con la pelicula y con ello hecer reri a la gente.Simplemente no digan gilipolleces filosoficas,observa y disfruta.