miércoles, 8 de octubre de 2008

DIARIO DE SITGES: Día 6: Una campaña de publicidad extrema

¿Qué ocurre cuando haces una película mala y no sabes cómo venderla? Que se te ocurre la maravillosa idea de decir que es lo más salvaje que ha pasado por el Festival de Sitges. Ahora es cuando me tocaría decir que en realidad es mentira, que es floja de narices, y que la violencia extrema brilla por su ausencia. Pues bien, esta era mi opinión a la salida de la proyección. Sin embargo, los vómitos y desmayos que también acontecieron a cuatro o cinco personas del público me hacen sospechar dos cosas: o que ya soy oficialmente insensible, o que la gente no está preparada para tonterías de este calibre. En fin, objetivamente, Martyrs es bastante mala. La historia está cogida con pinzas con la excusa de bañar los decorados de sangre, pero se queda en un intento de ser algo parecido a À l'intérieur, en lo que se refiere a salvajismo, en una suave descripción del dolor físico que ni traspasa la pantalla ni trasfiere la agonía al espectador. Os diría que es un simple juego de niños, pero aquellos a los que atendieron los de la Cruz Roja no dirían lo mismo, así que mejor dejar que os aventuréis a verla.


Pero el día no acabó ahí, gracias a dios, porque nos deparó dos joyitas que no estuvieron nada mal. En primer lugar, la original propuesta de Fernando Meirelles, Blindness, que cuenta qué pasaría si existiera una epidemia que convirtiera ciega a la gente de repente, y sin ningún motivo aparente (así, con rima y todo). El experimento le sale muy bien, y aunque se puede adivinar fácilmente alguna intención político-religiosa con la trama, siempre se puede pasar por alto y disfrutar de una extraña mezcla entre El incidente sin explicaciones estúpidas de por medio, y Soy leyenda sin fotofóbicos vampiros de tres al cuarto. Todo salpicado con un poco de melodrama y moralejas interesentaes.


La otra sorpresita, y digo sorpresita porque lo tenían preparado como una grata sorpresa, fue Trick 'R Treat, producida por el visionario Bryan Singer. Son cuatro historias de terror entremezcladas homenajeando descaradamente al terror adolescente de los 80. Licántropos, asesinos en serie, fantasmas o monstruos se reúnen en un barrio demencial donde todos pueden ser víctimas o verdugos. La propuesta es interesante y el resultado gratificante, y más si añadimos una frase de un amigo que la vio a mi lado: "me ha recordado a Creepshow". Pues por ahí van los tiros: un viaje en el tiempo a los cines al aire libre, cuando se disfrutaba abrazado a tu chica o chico de clásicos como Pesadilla en Elm Street, Viernes 13 o La noche de Halloween. El espectáculo está servido.


Además echaron también Red y The Warlords, pero no pude entrar a verlas, así que me fiaré de lo que los periódicos cuenten de ellas, y las veré (o no) en otro momento de mi vida.

2 comentarios:

Reverendo Gore dijo...

Una oportunidad para 'Blindless'. No tiene sentido que la abuchearan (dónde fuera que la presentaran). Ya les gustaría a muchos directores de tres al cuarto (no digo nada de 'Soy Leyenda'...menudo truñaco apocalíptico) hacer algo la mitad de bueno enseñando un cuarto.

"Trick or Treat o triqui triqui monamour"

crunxi dijo...

Que fuerte que te vieron por la tele y yo no. Que fuerte xD